Si los dientes están bien colocados y la relación entre la parte superior e inferior es correcta nos ayudará a masticar mejor, la articulación y los músculos que llevan a cabo dicha función nos lo agradecerán. Además como las cadenas musculares van enlazadas entre sí, probablemente puedas mejorar algunos dolores de espalda o de cabeza en caso de que los tuvieras.

También ayudarás a la salud de la encía, ya que una vez finalizado el tratamiento te resultará más sencillo tu cepillado diario. Además, durante el periodo de corrección te estaremos constantemente insistiendo en una buena higiene con lo que terminarás por adoptar una mejor técnica y un mejor hábito.

Es importante tener en cuenta que la prevención es fundamental, acudiendo a revisión desde edades muy tempranas ( 3 años de edad). Hay problemas de hábitos que cuanto antes los atajemos será mejor. El estado de desarrollo y crecimiento del niño o de la niña, ayudará a que el cambio se produzca de forma más rápida. Además el resultado será más estable a largo plazo.

Desarrollado por Labox