Mi nombre es Gonzalo, tengo 50 años y una rodilla que no sabe otra cosa que dar problemas. Tras 5 operaciones sólo quedaba la solución de una prótesis. Solución bastante limitante que me impediría entre otras cosas seguir con mi actual puesto de trabajo. Me hablaron de la terapia neural con el Dr. Marín, y gracias a las sesiones que me da, he podido de momento posponer la prótesis, seguir con mis actividades diarias y mantener mi actividad laboral.

Para mí ha sido y es una terapia muy positiva.

En este tiempo de tratamiento he tenido algún otro episodio de trocanteritis que el Dr. ha solucionado igualmente con la terapia neural.

Desarrollado por Labox